Wikia

Ticopedia

Relaciones, aros, bombas (folclore)

Comentarios0
1.820páginas en el wiki
Aro aro aro.jpg

En América Hispana es común interrumpir la danza y la música para decir una relación, un aro o una bomba, en forma de coplas, generalmente picarescas o humorísticas.

Relaciones, aros y bombas son términos similares que se utilizan en varios países de habla hispana para referirse a un tipo de copla recitada ante grupos, a veces improvisada, generalmente de contenido humorístico-picaresco, y en ocasiones romántico. En su forma original, interrumpen danzas o canciones folclóricas, unas veces de forma pautada, como en el caso del gato con relaciones, otras veces al grito de "¡bomba!" o "¡aro-aro!", según el país. Más modernamente, aparecen desligadas de la danza y de la música, y constituyen un puro ejercicio de ingenio y humor grupal, expresado en forma de copla.

Algunas introducciones típicas en versos octosílabos, como "ayer pasé por tu casa", o "en la punta de aquel cerro", se repiten constantemente a lo largo de Hispanoamérica.[1][2]

En términos generales puede decirse que estas coplas se denominan "relaciones" y "aros" en el Cono Sur, y "bombas" en el resto de los países hispanohablantes que las tienen en su folclore, salvo Perú, que carece de un término especial para denominarlas.

Precisando la terminología que se utiliza en cada región:

  • "Relaciones" y "aros": Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay.
  • "Bombas": Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua y Venezuela.[3][4]

La "bomba", tal como aquí se trata, no debe ser confundida con el estilo musical portorriqueño llamado también bomba, similar a la rumba.[5]

Origen Editar sección

El origen de estas coplas recitadas interrumpiendo la danza (o la canción) es incierto y los estudios al respecto han sido muy escasos, a tal punto que hasta finales del siglo XX, no había conciencia de la identidad entre las "relaciones" y las "bombas". Mientras en los estudios folclóricos del sur, principalmente argentinos y chilenos, se hacía referencia solamente a la presencia de "relaciones" en las danzas folclóricas nacionales (gato, pericón y aires), en México se pensaba que las "bombas" eran una manifestación folclórica exclusiva de ese país, principalmente de la península de Yucatán.[3]

El destacado musicólogo argentino Carlos Vega dio a conocer testimonios que ya ubican al gato "con relaciones" en Argentina y Chile para 1832.[6] Por su parte el español José Manuel Pedrosa sostiene que las "bombas" mexicanas provienen de España, ubicando las más antiguas a fines del siglo XIX.[7]

Danzas con relaciones Editar sección

El baile con relaciones es una costumbre en los países del Cono Sur del continente americano, desde las primeras décadas del siglo XIX. El escritor español Ciro Bayo, quien las estudió y recopiló en 1913, las definió como "un tiroteo de coplas que sueltan los bailadores", constatando en ese entonces, que "el baile argentino es suelto, casi siempre con relación".[8]

Las danzas en las que se introdujeron las relaciones fueron el gato, el pericón y los aires, danzas populares que se desarrollaron a partir de la Independencia de España. De todas ellas es el gato con relaciones la modalidad más extendida. Fue la preferida del gaucho, aunque también estaba presente en los salones. Ya se bailaba con relaciones, tanto en Chile como en la Argentina para 1832.[6] En la segunda mitad del siglo XIX el chamamé también incorporó las relaciones humorísticas al baile.[9]

Tanto en el gato, como en el pericón y los aires, las relaciones están pautadas en la coreografía de la danza. Las mismas se insertan dos veces, al momento del estribillo, antes de finalizar "la primera" y "la segunda". En ese momento, la danza se interrumpe y la música cesa, para que el hombre recite la primera relación, en forma de copla, tradicionalmente una cuarteta con rima del segundo y cuarto versos. Una vez que el hombre ha dicho su relación, la danza se reinicia para repetir el estribillo y volverse a interrumpir para dar paso a la relación de la mujer, similar en su forma a la de aquel. Las relaciones se repiten siguiendo el mismo esquema, en la segunda parte de la danza.[10]

Este tipo de relaciones en forma de diálogo entre el hombre y la mujer, muy difundida en el folclore argentino, se llama relación de dos caras o cruzada.[11] En algunos casos, la letra misma de la canción "avisa" el momento en que corresponde la relación, como el siguiente caso de un aire, citado por Carlos Vega:

Cita3.png...a los aires, aires, aires,
que conteste la mujer.[10]Cita4.png


Las relaciones de dos caras en la danza son siempre cuartetas octosílabas, con rimas del segundo y cuarto verso. Suelen ser picarescas o humorísticas, y estar relacionadas con el cortejo implicado en la propia danza. Típicamente, las relaciones en danza, consisten en un verso de cortejo amable, por parte del hombre, y en el rechazo de ese cortejo con alguna burla, por parte de la mujer.[11] En gran medida, las relaciones apelan al ingenio, la picardía y la improvisación de los bailarines.[11] Un ejemplo de relaciones es el siguiente:

Cita3.pngVarón:
Cuando pasé por tu casa
me di un fuerte tropezón,
y no fuiste pa decirme:
"Levantate, corazón".

Mujer:
Cuando te vide caer,
lo mismito que una piedra,
te dijo mi corazón:
"Levantate como puedas".[12]Cita4.png


El grupo musical humorístico argentino Les Luthiers realizó una parodia sobre el gato con relaciones, llamada "El explicado", que termina con la siguiente estrofa:

Cita3.pngConocemos de hace rato
el gato con relaciones;
Gato nuevo es este gato,
gato con explicaciones.Cita4.png


Aro-aro Editar sección

La cueca apareció en Chile desde la década de 1820 y la chacarera se originó en la Argentina a mediados del siglo XIX. Estos estilos tuvieron la característica de incorporar el "aro-aro" o "aro-aro-aro", aunque con características algo diferentes. Actualmente, en ambos casos se trata de un grito que interrumpe la danza o la música, y abre un momento para el recitado de coplas humorísticas o picarescas. Pero, mientras que en el caso de la chacarera, el "aro-aro" está referido exclusivamente al recitado de los versos, en el caso de la cueca, el sentido primigenio del "aro-aro" es abrir un momento de brindis.

Cita3.pngEs tradicional en Cuyo que casi al terminar la Cueca, con el deseo de prolongar la danza, alguno de los circunstantes, con un vaso de vino en una mano, y poniendo la otra sobre la guitarra, detenga la música y baile a la voz de "aro, aro, aro". Esto ocurre cuando el entusiasmo de los espectadores los lleva a la exaltación, para regalarse nuevamente el espectáculo de una cueca bien bailada, y a la vez tomar un trago. Los "aros" pueden repetirse cuantas veces quieran, y la danza prolongarse a su conjuro. Este es el verdadero sentido folclórico del "aro".[14]Cita4.png


Sin embargo, con el paso del tiempo, ambos estilos musicales han terminado incorporando las relaciones, aunque con la particularidad de no insertarla como una parte preestablecida de la coreografía de la danza, sino a partir del grito de "aro-aro" o "aro-aro-aro", realizado por cualquiera de los presentes, al finalizar "la primera".[15]

El origen y significado originario de la expresión "aro" o "aro-aro" se encuentra discutido. Algunos investigadores sostienen que se trata de la palabra mapudungun "aro-aro", que quiere decir "con permiso".[16][17]

Otros sostienen que se refiere a la palabra aymara "aro", que quiere decir "ley, mandamiento".[18][19] Finalmente también se sostiene que se trata de un término de origen andaluz, al igual que la costumbre misma, proveniente de la expresión "echar por el aro", para referirse al acto de beber.[14] Cualquiera sea su origen primigenio, con el tiempo el "aro-aro-aro" se ha vuelto tradicional, con el mismo sentido, en todo el Cono Sur, especialmente en las "peñas", reuniones de canto y danza folclórica.

Al gritar "aro-aro" la danza o la canción debe detenerse para oír la copla que tiene para decir quien pegó el grito. En este caso, a diferencia de las danzas con relaciones, se dice una sola relación, siempre en forma de copla, aunque por razones humorísticas la rima y la métrica puedan aparecer rotas.[15] A continuación, se reinicia la música y la danza de corresponder, salvo que otro de los presentes vuelva a gritar "aro-aro-aro".

Como se ha dicho más arriba, en su origen con la cueca, el grito de "aro-aro" y la interrupción de la música, se realizaba para que los músicos y los presenten brindaran y bebieran. Por esa misma razón, era un momento adecuado para realizar chanzas y bromas que impidieran que el clima festivo decaiga, hasta que la música se reinicie. Con el paso del tiempo, en la chacarera, el grito adquirió un inequívoco sentido de interrumpir la música para recitar una relación. Sin embargo, la cueca ha mantenido el "aro-aro" como rito de beber y brindar.[19]

Cita3.png(En la cueca cuyana) es costumbre que, poco después de iniciada la segunda parte, se interrumpa a los músicos y cantores diciendo: -"¡Aro, aro!"- para ofrecerles un trago, tan moderado como su ritmo. Tras los brindis, comienza nuevamente la segunda parte de la cueca. Si nadie grita el "aro", suelen los cantores reclamar: -"¡Esto ya parece cueca e gringo!".Cita4.png


En el mismo sentido el cantautor chileno Tito Fernández canta en su famosa canción "Me gusta el vino":

Cita3.png Me gusta el vino por eso, porque es vino
y porque está en el "aro" de la "cueca".[21]Cita4.png


El "aro" es una relación mucho más humorística que las relaciones de dos caras que integran las danzas con relaciones. La razón de ello es que ya no están insertas en una danza de cortejo, sino en un momento festivo del baile o del canto. Un ejemplo boliviano de aro-aro tradicional es:

Cita3.pngEn la orilla'el Pilcomayo
suspiraba un pato rengo
y en el súspiro decía:
"Que ganas de pisar tengo".[22]Cita4.png


Como en el ejemplo anterior, la estructura básica tradicional del "aro" es la cuarteta octosílaba, con rima de segundo y cuarto versos. Pero en la medida que fue acentuándose la función humorística del "aro", la estructura de la copla comenzó a ser afectada para satirizarla y aumentar así el efecto cómico. Aparecieron así "aros" con la métrica quebrada o las rimas frustradas, como las de los siguientes ejemplos:

Cita3.pngArriba de una gallina
suspiraba un gallo criollo
y en el súspiro decía:
listo el pollo.[23]Cita4.png
Cita3.pngAyer pasé por tu casa,
me tiraste con un peine…
¡me vino al pelo![23]Cita4.png
Cita3.pngEn el medio de la angustia
suspiraba un ciudadano
y en el súspiro decía:
yo no me doy por vencido
y en la próxima soy mano.[24]Cita4.png


Cita3.pngAyer pasé por tu casa,
me tiraste un portafolio.
¡Menos mal que no me dólio!Cita4.png


Los aros suelen recurrir a formas clásicas de relaciones, para estereotiparlas, generalmente con sentido cómico como:

  • "Ayer pasé por tu casa, me tiraste..."
  • "En la puerta de tu casa, hay plantado un..."
  • "...suspiraba un...; y en el súspiro decía..." (generalmente acentuando "súspiro" como esdrújula).
  • "En la punta de aquel cerro..."

Uno de los recursos humorísticos más utilizados por los aros es el absurdo, como el siguiente ejemplo:

Cita3.pngEn la punta de aquel cerro,
suspiraba un perro mudo,
y en el súspiro decía:
... Nada, porque era mudo.Cita4.png


Modernamente, los aros se fueron haciendo más humorísticos y menos ligados a las danzas y canciones que interrumpían, hasta convertirse en un género humorístico autónomo, una forma de humor grupal, caracterizado por una especie de chiste en verso, apoyado en el ingenio, la ironía y la improvisación. En Sudamérica los aros se han convertido en una disciplina humorística de amplio desarrollo entre los jóvenes, con incorporación de elementos modernos, a veces combinados anacrónicamente. Algunos ejemplos son:

Cita3.pngAyer pasé por tu casa,
me tiraste con un celular.
Casi me Nokiá.[23]Cita4.png
Cita3.pngAyer pase por tu casa,
me tiraste con un celular.
Casi me Nokiá,
pero me MOVI-CON rapidez
y tu celular CTIso pedazos.[23]Cita4.png
[[Nota: Nokia, Movicom y CTI son marcas de teléfonos móviles o "celulares".]]
Cita3.pngAyer pasé por tu casa,
me tiraste con un balde de agua sucia.
Me corrí.
No contaban con mi astucia.[23]Cita4.png
[[Nota:"No contaban con mi astucia" es una famosa frase del personaje de TV el Chapulín Colorado.]]


Bombas Editar sección

Las bombas se encuentran muy extendidas en Centroamérica y el sur de México, especialmente en Tabasco y Yucatán, donde son muy populares y constituyen una práctica folclórica tradicional destacada. También se presentan en Colombia,[25] Ecuador,[26] España y Venezuela.[27] Yucatán, en particular, es famoso por sus bombas. Las mismas se encuentran asociadas a las vaquerías, fiesta popular por excelencia de la región, de origen colonial, integradas por una misa católica, una corrida de toros y el baile. Es en el baile, donde se interpretan las jaranas y las bombas yucatecas que las acompañan, una especie de diálogo de ingenio en copla entre la pareja de jaraneros, casi siempre con forma de cuarteta. Han sido definidas como "verdaderas guerras verbales entre el hombre y la mujer".[28]

Cita3.pngEn las tradicionales fiestas que realizaban los ganaderos, ignoramos hace cuanto tiempo, en recuerdo de las clásicas verbenas españolas tuvieron lugar nuestras vaquerías en ocasión de la hierra de las reses y su acostumbrado recuento anual. Allí se bailaban las jaranas, una de las primeras variantes fue "el Torito". Las vaquerías son bullicio y diversión... Luego de un rato de baile, alguien grita "Bomba!". Se detiene la orquesta, el baile se interrumpe para que alguno de los actuantes exprese los agudos decires de las "bombas", cuartetas que pueden llegar a ser madrigalescas, descriptivas, satíricas, pero frecuentemente picarescas, donde aflora el innato sentido del humor del yucateco.[29]Cita4.png


Las recopilaciones de bombas yucatecas son variadas.[30] Originalmente toma la forma de un piropo del hombre a la mujer con quien baila, romántica o graciosa, pero nunca grosera.[31] Con el paso del tiempo han ido adoptando formas y temáticas más variadas y más orientadas a la diversión colectiva. La siguiente es una muestra de una bomba típica yucateca:

Cita3.pngVarón:
¡Bomba!
Eres tú, mi mesticita,
de mis amores, primera,
ahora vamos a bailar,
¡aunque no quiera mi suegra!
Mujer:
¡Bomba!
Sólo porque es la jarana
de mi lindo Yucatán,
acepto de buena gana:
¡salgo contigo a bailar![28]Cita4.png


José Manuel Pedrosa sostiene que la costumbre de recitar bombas en México, "procede, indudablemente, de España", donde aunque tienen poco desarrollo en la cultura popular, ha logrado verificar su existencia al menos desde fines de siglo XIX.[3] Pedrosa relata cómo los campesinos extremeños bailaban una danza llamada la geringosa. La coreografía de la danza exigía que los bailarines formaran dos filas, de tal modo que siempre una pareja debía pasar por el medio. En cierto momento, algún presente gritaba "bomba!" y la pareja que en ese momento se encontrara entre las filas, debía intercambiar bombas.[32] Pedrosa transcribe también una valiosa referencia a los bombas en España, tomada del cuento Las plumas del ganso, de Publio Hurtado, publicado en 1900:

Cita3.pngDespués hubo un poquito de baile. Al terminar un fandango, gritaron muchos: “¡Bomba! ¡Bomba!”, y encarándose en mí el posma de Celedonio, dijo:

Aunque estás por tu hermosura
siendo el antojo de muchos,
si no te casas conmigo,
no te casas con ninguno.[33]Cita4.png


El folclorista mexicano Raúl Hellmer, realiza el siguiente comentario sobre "El fandanguito", un antiguo son jarocho, centenario estilo folclórico de Veracruz:

Cita3.pngEste son, derivado directamente del fandango español, conserva en común con los fandangos tabasqueños las "bombas", en forma de décimas anteriormente y ahora en coplas, dichas por el hombre a la mujer de su predilección y contestadas por ella casi siempre en tono despectivo, aunque al final tal vez corresponda con una "bomba" amorosa, llamada "el desenojo".[34]Cita4.png


En su forma original, las bombas guardan muchas similitudes con las relaciones cruzadas de las danzas con relaciones sudamericanas, construidas en forma de diálogo de cortejo entre el hombre y la mujer que bailan, aunque más elaboradas, ya que incluye una bomba de "desenojo". En Yucatán, "las parejas bailan hasta que las interrumpe el grito de ¡bomba!; el baile se detiene y el anunciador indica a la persona que tiene que recitar una copla o verso".[35]

De manera similar que los aros, que suelen anticiparse con el grito "aro-aro-aro", las bombas también se anticipan y cierran con el grito de "¡bomba!". Peculiarmente, en Costa Rica suelen terminar con otro grito, esta vez festivo, como "uyuyuy bajura (o mamita)".[36]

En Centroamérica las bombas constituyen parte del folclore de todos los países y son muy populares. En general mantienen más estrictamente la forma original de cuarteta (excepcionalmente quintina), y está más orientado al contenido picaresco-romántico que en el Cono Sur, más volcada al absurdo y a la ironía. El tico Miguel Fajardo Korea señala que en Guanacaste, las bombas tienen su origen en la producción popular y espontánea de los sabaneros y campesinos relacionados con la producción ganadera.[36]

La siguiente es una bomba típica costarricense:

Cita3.pngEl diablo son los hombres,
suelen decir las mujeres,
pero todas están deseando
que ese diablo se la lleve.
Uyuyuy mamita.[37]Cita4.png


Una bomba de El Salvador dice:

Cita3.pngBomba, bomba,
nariz de moronga;
andá donde el herrero
para que te la componga.[38]Cita4.png


Una bella bomba de Guatemala dice:

Cita3.pngBomba, bomba,
¡Cachinflin y cuete!
Que para quererte a vos
No es menester alcahuete.[39]Cita4.png
[[Nota: Cachinflin (loc.): fuegos artificiales.]]


En Venezuela, las bombas están asociadas al Baile de Santo Domingo, de tradición mestiza campesina, en Táchira, y a la danza del pato, llamada pato bombiao cuando es bailada con bombas, un derivado de aquella. La costumbre indica siempre la bomba a dos caras o cruzada, es decir la que se forma mediante un diálogo coplero entre el hombre y la mujer. Al igual que en otras partes de América, en Venezuela las bombas se han ido haciendo más humorísticas y menos ligadas a las danzas de cortejo y a la música en general.

Cita3.pngEn el referido baile, originalmente de galanteo, los danzantes mandan a parar a los músicos con una señal, y en esa ocasión, lanzan versos de índole amorosa a la dama por ellos preferida. Posteriormente, la naturaleza de esos versos o coplas llamadas bombas se ha expandido, llevando a los verseadores, tanto hombres como mujeres, por caminos más lúdicos, humorísticos o de observación social.[40]Cita4.png


Luis Felipe Ramón y Rivera, en su libro La poesía folklórica de Venezuela (1988), recoge el siguiente par de bombas correspondientes al pato bombiao venezolano:

Cita3.pngHombre:
Por ser la primera vez
que bailo el Pato Bombiao,
la boca de mi pareja
parece un plato quebrao.
Mujer:
Ese verso que me echaste
lo sacaste de un pantano;
y con otro que me echés,
tenés cara de marrano.[41]Cita4.png


La situación en Perú Editar sección

En el Perú existe la costumbre de recitar una copla en la marinera norteña, al finalizar "la primera" y antes de iniciarse "la segunda"; sigue al clásico grito de "no hay primera sin segunda". Suele denominarse con el término genérico de "copla" o "cuarteta" y es recitada por el hombre.[42]

Conexiones Editar sección

Existen algunas conexiones entre los aros sudamericanos y las bombas del resto del continente. Una de ellas es una copla en particular que se repite en todos los países de habla hispana, referida al limón, para construir una metáfora del rechazo amoroso y la pena que el mismo genera. Básicamente la figura habla de una mujer que en señal de rechazo le arroja al hombre un limón; la cáscara (o el limón mismo) cae al suelo, pero el ácido jugo penetra al corazón.[43]

El español Ciro Bayo, registró en 1913 la relación en Argentina con la siguiente forma:

Cita3.pngAyer pasé por tu casa,
me tirastes un limón;
la cáscara cayó en el suelo,
el zumo en el corazón.[8]Cita4.png


Ramón y Rivera registró la misma copla en Venezuela, ahora como bomba, del siguiente modo:

Cita3.pngAllá arriba en aquel alto
me tiraron un limón;
el limón cayó en el suelo,
y el golpe en el corazón.[41]Cita4.png


Lo mismo hizo Pedrosa en México con el siguiente texto:

Cita3.pngDe tu ventana a la mía,
me tirastes un limón;
el limón cayó en el suelo
y el zumo en mi corazón.[43]Cita4.png


La misma copla con variaciones se encuentra también en Chile,[44] en Costa Rica,[45] El Salvador,[38] el Perú,[46] etc.

Otro verso que se reitera como apertura de aros y bombas a lo largo de América hispana es la que comienza con "en la punta de aquel cerro".[47][48] Pedrosa ha detectado también la presencia de otra copla repetida en España, México y Cuba, que juega con la frase "Úrsula que estás haciendo".[3]

Aros y bombas en Internet Editar sección

La característica interactiva de Internet ha resultado muy adecuada para el intercambio de aros y bombas, especialmente entre jóvenes. De este modo han aparecido gran cantidad de sitios web, foros, blogs, lugares de encuentro virtual hispanoamericanos, y hasta campeonatos, en los que los participantes van dejando sus aros y bombas, y festejándolos entre ellos, como si se tratara de una fiesta real.[49]

La característica más importante de esta nueva modalidad del desarrollo de los aros y bombas es su carácter escrito, algo notable porque se trata de una práctica íntimamente relacionada con la cultura oral.

Los aros y bombas escritos en los sitios de encuentro virtual tienden a acentuar el carácter humorístico de las coplas, así como permitir una mayor improvisación y libertad formal y temática en la creación de las mismas, con mayor uso de malas palabras. En algunos casos se han asimilado a la payada, utilizando sextinas octotasílabas.[50] Los siguientes son ejemplo de un aro-aro y una bomba improvisados en foros:

Cita3.pngDel foro siempre leo
el subforo de Temas Varios,
para entender el de Sofware
busco siempre el diccionario.[51]Cita4.png


Cita3.pngBomba!!
citlalyn ese es tu nombre?
si es asi, que raro es,
porque suena a medicina
pero no para los pies.
Bomba !![52]Cita4.png


Véase también Editar sección

Fuentes Editar sección

Referencias Editar sección

  1. Frenk, Margit (1975-1985). CFM: Cancionero folklórico de México. México: El Colegio de México, pp. 4-9893. Allí se registra la siguiente "bomba":
    Cita3.pngAntenoche fui a tu casa
    y me lastimé un dedo,
    y del esfuerzo que hice,
    ¡pum!, que se me sale una lágrima.Cita4.png

  2. Silveyra, Carlos (2003). Copla de amor y risa. Buenos Aires: Altea. Carlos Silveyra recopila en Argentina varias "relaciones" humorísticas que comienzan con "ayer pasé por tu casa". La siguiente se repite en todo el continente:
    Cita3.pngAyer pasé por tu casa,
    me tiraste un limón;
    el limón cayó en la calle,
    el jugo en mi corazón.Cita4.png

  3. 3,0 3,1 3,2 3,3 Pedrosa, José Manuel (Enero-Junio). «Las bombas: un género de canción y de danza en las tradiciones mexicana y panhispánica». Revista de Literaturas Populares (México: Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM) I (1):  pp. 155-187. 1665-6431. http://www.rlp.culturaspopulares.org/textos%20I-1/07-Pedrosa.pdf. Consultado el 30 de marzo de 2009. 
  4. Ballet Folklórico de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires. «Coreografías». Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires. Consultado el 30 de marzo de 2009.
  5. Álvarez, Manuel Luis; Quintero Rivera, A. G.. «Bambulaé sea allá, La bomba y la plena: compendio histórico-social». Universidad de Puerto Rico Recinto de Río Piedras. Consultado el 30 de marzo de 2009.
  6. 6,0 6,1 Vega, Carlos (1934). «El Gato», Tradiciones y recuerdos de Bue­nos Aires. Buenos Aires: Librería del Colegio, pp. 480.
  7. Pedrosa, José Manuel (2001). Ob. cit. p. 167.
  8. 8,0 8,1 Bayo, Ciro (1913). «X. Relaciones», Poesía popular hispano-americana: Romancerillo del Plata. Contribución al estudio del romancero Río Platense. Madrid: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, pp. 110 y ss.
  9. «Chamamé con relaciones». Maestra de Primer Ciclo (Buenos Aires: EDIBA) (94). 
  10. 10,0 10,1 Vega, Carlos (1936). «Los aires», Danzas y Canciones Argentinas. Teorías e investigaciones. Buenos Aires: El autor.
  11. 11,0 11,1 11,2 Pedrosa, José Manuel (2001). Ob. cit.; pag. 181.
  12. Pedrosa, José Manuel (2001). Ob. cit; pag. 180.
  13. Les Luthiers (1996). «El explicado». Mastropiero Que Nunca Volumen II (Buenos Aires: Microfón). 2-478851. 
  14. 14,0 14,1 «La cueca cuyana». De Norte a Sur 26 (301). Septiembre 2006. http://denorteasur.com/asp/articulo.asp?numero=301&id=6346. Consultado el 30 de marzo de 2009. 
  15. 15,0 15,1 Cuello, Alberto (Julio 2000). «El gato y la chacarera». De Norte a Sur 21 (227). http://denorteasur.com/asp/articulo.asp?numero=301&id=6346. Consultado el 30 de marzo de 2009. 
  16. «Aro». Etimologías de Chile. Etimologías. Consultado el 30 de marzo de 2009.
  17. Ossa P., Graciela Verónica. «Proyecto de declaración sobre la cueca». Chile: Navarro. Consultado el 30 de marzo de 2009.
  18. Clyde, Kluckhohn (Noviembre 2002). «Los apellidos aymara y su significado». Revista electrónica Volveré I (4). http://www.unap.cl/iecta/revistas/volvere_4/linguistica.htm. Consultado el 30 de marzo de 2009. 
  19. 19,0 19,1 Ramos Signes, Rogelio (2007). «El quichua que contiene el español que se habla en la Argentina». Ciudad de Arena. Consultado el 30 de marzo de 2009.
  20. Tarragó Ros, Antonio. «Capítulo 14: San Luis de los Venados». Naturaleza. Sitio oficial de Antonio Tarragó Ros. Consultado el 30 de marzo de 2009.
  21. «Me gusta el vino». Me gusta el vino (Santiago de Chile: Alba). 1975. 9787. 
  22. «Los Canarios del Chaco celebran 27 años». Bolivia: La Razón (24 de marzo de 2005). Consultado el 30 de marzo de 2009.
  23. 23,0 23,1 23,2 23,3 23,4 Pescetti, Luis (2007). Aro-aro-aroo, Buenos Aires.
  24. Candi II (10 de marzo de 2008). «Charlas en el Café del Bajo». Rosario, Argentina: La Capital. Consultado el 30 de marzo de 2009.
  25. «El folclor colombiano». Música y folclor. Colombia: Colegio Europeo. Consultado el 30 de marzo de 2009.
  26. Pedrosa, José Manuel (2001). Ob. cit. p. 179-180
  27. Pedrosa, José Manuel (2001). Ob. cit. p. 176-179
  28. 28,0 28,1 Instituto Latinoamericano de la Comunicacion Educativa (ed.): «Las vaquerías». Consultado el 30 de marzo de 2009.
  29. «La vaquería». Costumbres y tradiciones yucatecas. Mérdida: Thematrix Sureste (2000). Consultado el 30 de marzo de 2009.
  30. Pavía de Coronado, Manuelita. "Fantasía yucateca 100 bombas", Universidad Autónoma de Yucatán.
  31. «Las Vaquerías de la Peninsula de Yucatán». Mexican Folk Dances. California, Estados Unidos: Instituto Cultural Raices Mexicanas. Consultado el 30 de marzo de 2009.
  32. Pedrosa, José Manuel (2001). Ob. cit. pp. 162-168
  33. Pedrosa, José Manuel (2001). Ob. cit. p. 167
  34. Hellmer, Raúl. «El fandanguito: Son jarocho con "bombas"; grabado en Tlacotalpan». Folklore mexicano Vol. II (Antología del son jarocho). México: Cultura Tradicional. Consultado el 30 de marzo de 2009.
  35. Bork, Albert W. (1949). «Versos del sombrero blanco». University of Arizona Bulletin 20 (2):  pp. 6-7. 
  36. 36,0 36,1 Fajardo Korea, Miguel (16-18 de abril de 2008). «Literatura costarricense: acercamiento a la poesía guanacasteca en el siglo XX». Universidad Nacional de Costa Rica (Ponencia presentada en el XVI Congreso Internacional de Literatura Centroamericana). 
  37. «Bombas típicas de Costa Rica». Folclor costarricence. Costa Rica: Guía Costa Rica. Consultado el 30 de marzo de 2009.
  38. 38,0 38,1 «Bombas». Danzas y Tradiciones. El Salvador: Guanaquin. Consultado el 30 de marzo de 2009.
  39. «Algunas Observaciones Sobre el Folk-Lore de Guatemala». American Folklore Society. 1916. 
  40. «Los Hermanos Montilla». Venezuela: Venezuela Demo. Consultado el 30 de marzo de 2009.
  41. 41,0 41,1 Ramón y Rivera, Luis Felipe (1992). La poesía folklórica de Venezuela. Caracas: Monte Ávila. ISBN 980-01-0194-2.
  42. «Copla». Danzas y género de la costa peruana. Perú: Salsapaca. Consultado el 30 de marzo de 2009.
  43. 43,0 43,1 Pedrosa, José Manuel (2001). Ob. cit. p. 177.
  44. Los 50 mejores "Ayer pasé por tu casa" (Chile: Pebre Popular Condimento). Junio 2008. 
    Cita3.pngAyer pasé por tu casa
    y me tiraste con un limón,
    el zumo me cayó en los ojos
    y el golpe en el corazón.Cita4.png

  45. Cita3.pngCuando pasé por tu casa
    me tiraron un limón,
    el limón cayó en el suelo
    y el zumo en mi corazón.Cita4.png

  46. Cita3.pngDe aquella ventana
    me tiraron un limón,
    la cáscara cayó al suelo,
    y el sumo a mi corazón.Cita4.png

  47. Pedrosa, José Manuel (2001). Ob. cit. p. 171.
  48. Para la presencia del verso "en la punta de aquel cerro" entre las bombas de Costa Rica ver: Los de Abajura.
  49. Los 50 mejores "Ayer pasé por tu casa", Pebre Popular Condimento, Sofoca, Chile; Campeonato de aro-aro-aro, Foro [SaRLaNgA], Zona Webadas, Humor; "Aro, aro, aroo", Sitio del escritor Luis Pescetti; "Pasen a dejar sus bombas", Foro Univisión;
  50. "Hagamos payadas", Foro Virtual (Argentina); "Payas y más payas", Foro Chanta (Chile).
  51. "Hagamos payadas", Foro Virtual (Argentina)
  52. "Pasen a dejar sus bombas", Foro Univisión (México).

Bibliografía Editar sección

Enlaces externos Editar sección

  • «Relaciones». Pasos y danzas tradicionales. Costa Rica: Folklore Tradiciones. Consultado el 30 de marzo de 2009.
  • «Bombas típicas de Costa Rica». Folclor costarricence. Costa Rica: Guía Costa Rica. Consultado el 30 de marzo de 2009.

Spotlights de otras wikias
Solicita el tuyo aquí

Wiki aleatorio